jueves, 15 de noviembre de 2007

CAMINOS DE LA LITERATURA INFANTIL Por Estela Quiroga




Lamentablemente, la mayoría de nosotros como docentes de literatura hemos escuchado el pedido desesperado de algún colega que pregunta ¿No tenés algún cuentito para que los chicos no digan malas palabras o para que tomen la sopa, o cualquier otro disparate, como si la literatura tuviese poder transformador a ese nivel, como si el único objetivo de la literatura fuese transmitir mensajes socialmente correctos.
Por desgracia esto no ocurre sólo con la literatura infantil, pero esta tendencia parece agravarse frente a la literatura infantil. Esto, de hecho, la desvirtúa, la menosprecia, incluso frente a los ojos de quienes se dedican a la literatura quienes en su gran mayoría parecieran tener la idea de que la literatura infantil no es literatura.En este punto, parece oportuno citar a Jorge Larrosa
"La literatura no reconoce ninguna ley, ninguna norma, ningún valor. La literatura, como lo demoníaco, sólo se define negativamente, pronunciando una y otra vez su 'non serviam. Tratando, desde luego, de la condición humana, y de la acción humana, ofrece tanto lo hermoso como lo monstruoso, tanto lo justo como lo injusto, tanto lo virtuoso como lo perverso. Y no se somete, al menos en principio, a ninguna servidumbre. Ni siquiera moral. La experiencia de la literatura es extraña a la moral…”
Elegimos a tres criaturas de la literatura infantil, muy populares, más allá de los Estudios Dysney que se encargaron de relativizarlas absolutamente despojándolas de su esencia.
Abordaremos estos personajes desde su propia desobediencia, En efecto, tanto Alicia, como Pinocho, incluso Peter Pan, tal vez los máximos personajes de la literatura infantil son mentirosos, desobedientes, en extremo soñadores, de ese modo se apartan de la idea de los niños “moralmente correctos”. El eje de esta exposición pasa por acentuar qué poco tiene que ver la literatura infantil con las moralejas en las que tanto parece insistir cierta corriente didáctica, ¿acaso la literatura solamente sirve para enseñar valores? ¿Acaso la literatura no tiene su propia especificidad para ser abordada? ¿La escuela no estará aún demasiado “pegada” a la idea de una enseñanza exclusivamente ética de la literatura?
Partimos de una idea de la literatura que la aparta de todos los fines utilitarios, por eso es tan peligrosa, tan subversiva porque no sirve para nada práctico, su peligro reside justamente en que es capaz de actuar sobre los lectores justamente en sentido contrario que cualquier modalidad de transmisión de un “ deber ser” consensuado socialmente. La literatura es búsqueda y descubrimiento de significados y nunca reproducción pasiva de verdades digeridas por otros, la literatura es gratuita, inútil, indómita…
Como dice María Adelia Díaz Ronner “Hablar sólo de mensaje en un texto literario implica asfixiar la multivariedad que el mismo ofrece y conduce al receptor /multiplicador a manipular una única línea de sentido, encajonando el producto de una manera unidireccional y otorgándole, por ello una monovalencia absoluta y comprendida como excluyente”
Sin duda, si se destruye la polisemia, condición esencial de la literatura el texto pierde todo sentido.
Pensamos, por lo tanto en una de las tantas posibles lecturas de estas tres obras fundamentales, solo una de las innumerables posibilidades de recorrido. Repasemos someramente las historias: “Alicia..” es una niña que cae en un agujero por ir detrás de un conejo que tiene prisa, encuentra un gato sonriente, una falsa tortuga, una duquesa horrenda, un sombrerero loco y una reina sanguinaria, ente otros muchos personajes y en ese recorrido cambia muchas veces de tamaño. Por su parte “Pinocho” es la historia de una marioneta que huye de casa, encuentra un grillo parlante, un dueño de circo que parece un ogro, una zorra y un gato vagabundos, un hada de cabellos azules, una serpiente enorme, un tiburón voraz, luego se transforma en burro, vuelve a transformarse en marioneta y termina por convertirse en un niño. “Peter Pan “ trata de un niño que huye de la casa, porque no quiere crecer, vive en una isla de fantasía adonde lleva a Wendy y a sus hermanos para enfrentar en compañía de los Niños Perdidos a piratas, indios, fieras, sirenas. Sin duda estamos frente a tres libros de aventuras lo que desde ya los hace muy deseables, pero más allá de esto estos tres libros tienen otro común denominador que es un aspecto inherente a la condición humana: el crecimiento.
En efecto, Alicia cambiará de tamaño doce veces durante el transcurso de la historia y en varias ocasiones se preguntará cuál es su verdadero tamaño. Como todo niño en período de crecimiento pierde la noción exacta de sus medidas, se siente pequeña para algunas cosas y un tanto grande para otras. De todos modos Alicia lejos de Peter Pan piensa que no sería bueno permanecer pequeña. El protagonista de la obra de Barrie le dice a Wendy con énfasis:”No quiero crecer nunca” y más adelante insiste: “Quiero ser siempre niño y divertirme mucho”. Recordemos que Peter huye de su casa y se va a vivir con las hadas pensando que su madre dejaría siempre abierta la ventana de su cuarto pero un día al regresar encuentra que la ventana tenía barrotes y había otro bebé durmiendo en su cuna. Recordemos también los sueños dolorosos de este personaje. El narrador dice: “Sospecho que eran sueños sobre el enigma de su existencia”. Por su parte Pinocho le dice al hada:”¿No lo ve usted? Me quedé bajito para siempre” a lo que ella le responde: “Tú no puedes crecer porque las marionetas nunca crecen, nacen marionetas y mueren marionetas.” El hada finge ignorar que las marionetas, al contrario de Pinocho no las mueve el impulso de crecer, pero Pinocho quiere crecer porque los sentimientos humanos que alberga (la soledad, el miedo, la desobediencia) lo empujan hacia la humanización y crecer significa ni más ni menos que ser humano. Crecer o no crecer no es un dilema que solamente le compete a la infancia, es una elección que atraviesa toda nuestra vida, decidir tomar caminos, apartar piedras es sin dudarlo un tema universal. La historia de Pinocho, se relaciona con la de un niño de la calle que se enfrenta a peligros y tentaciones y que quiere encontrar su lugar, es como una comedia épica de errores por su celebración de la vida y tiene personajes provenientes de las más diversas tradiciones narrativas, de la Comedia del Arte, de la Biblia, de los cuentos de hadas, la historia de Pinocho nos hace recordar las historias de iniciación o de aprendizaje. La novela de Collodi está recorrida por el humor y la acción. Lo mismo sucede con la obra maestra del escocés James Barrie que posee una interesante ambigüedad que recrea la infancia con una mirada infantil y un punto de vista adulto, la capacidad de volar dada a través de un deseo muy profundo, unido al intenso recuerdo de momentos agradables: Memoria y deseo impulsan esta narración que es sin duda uno de los mayores ejemplos de la transfiguración del sufrimiento ya que Peter Pan es el niño que no logra crecer y que se encuentra en un lugar sin tiempo entre niños abandonados y perdidos e intenta enfrentar el doloroso desafío de vivir sin memoria, apenas entre las bromas livianas y repetidas de quien se olvida de todo y solamente recuerda lo inmediato. Como las grandes obras que se escribieron en la misma época en el campo de la literatura adulta, por ejemplo el Ulyses de Joyce, que transcurre en un solo día en el que se trata de explorar todo lo que le puede deparar al protagonista, de algún modo Barrie introduce en la literatura infantil una historia impregnada de tiempo y de memoria. El libro trata de asuntos dolorosos: el rechazo, el abandono, la orfandad y la manera de enfrentar todo esto es curiosamente, (o quizá no tan curiosamente) la misma (otra vez) que nos plantea cualquier historia de iniciación: profunda fe en la vida y una esperanza sin límite. La obra de Barrie está poblada de ecos de su lectura de los clásicos: tiene elementos de mitología griega (las sirenas, el propio dios Pan) de aventuras románticas que rinden culto a la libertad y a la naturaleza, de cuentos de hadas, de historias de piratas pero sobretodo se trata de un homenaje a la memoria y a la narración de historias como única clave de la salvación humana.
Lewis Carroll escribió un libro para chicos audaz e inteligente, SIN MORALEJAS que hoy es considerado un clásico de la literatura universal, un texto cuya influencia se advierte en el surrealismo, una obra ponderada por Kafka, Joyce y Borges. El libro de Carroll es, como tantos otros clásicos de la literatura para niños un viaje a un país exótico en donde se hacen presentes algunos tópicos tradicionales: achicamientos, disparates, animales humanizados, reyes despóticos, pero por sobre todas las cosas la problematización ficcional de las angustias del crecimiento infantil, hiperbolizada a través de cierto tratamiento onírico. La puesta en ficción de esas angustias, eso que capítulo a capítulo parece no tener salida, las parodias a la justicia, a la reina, a los libros con moraleja. Por otra parte nadie duda que este libro despierta múltiples interpretaciones y que ha generado a lo largo del tiempo reacciones muy dispares. Mencionaremos las opiniones del ensayista, filósofo y matemático norteamericano Martin Gadner quien dice que los libros de Carroll no son;”Ni moral ni intelectualmente aptos para menores” y que habría que suprimirlos de las bibliotecas infantiles y trasladarlos a la sección de adultos con oportunos comentarios.
Las tres obras proponen un lugar sin obligaciones, sin padres, sin límites, sin adultos que den órdenes, un lugar hecho para jugar el día entero, un lugar ideal: sin escuelas.
. En cuanto a los protagonistas de cada uno de los textos si bien se asemejan en su construcción tienen entre sí ciertas divergencias. Veamos, por un lado Alicia y Wendy están criadas en un ambiente burgués y ese ambiente se refleja a las claras en su aspecto: Alicia con su delantal almidonado, sus medias impecables y sus zapatitos de charol, está considerando para “matar” el tedio hacer una guirnalda de margaritas, por su parte la familia de Wendy aparece descripta con trazos irónicos: “Al señor Darling le importaba en grado sumo no lucir inferior a sus vecinos. Evidentemente a eso se debía que tuviesen una niñera” Wendy es una verdadera mujercita sabe coser, cocinar y cuida muy bien a los niños, responde al modelo estereotipado de la época. Pinocho, en cambio, no tiene vecinos, ni siquiera tiene ropa, para que pueda ir a la escuela su padre le hace un vestido de papel, Pinocho crece en la miseria y porque es pobre tiene que ser astuto para sobrevivir, no es para nada obediente, no conoce las reglas de etiqueta, la condición social de estos personajes también determina (cuándo no) los sueños, de hecho las fantasías de Wendy y sus hermanos son fantasías de niños que todo lo tienen, Alicia, súbdita de la Reina Victoria sueña con una reina autoritaria y con una tortuga de las sopas burguesas, pero Pinocho sueña con estantes llenos de fruta, tortas, turrones, panteones y dulces con crema. Fantasea con enriquecerse de golpe y comprar para su padre un chaleco nuevo de oro y plata con botones de brillantes.Cada uno a su manera, en su época, en su propia situación contextual, de una manera casi casual sin que sus propios autores lo sospechasen se convirtieron en los clásicos por excelencia de la literatura infantil, a pesar de ser tres obras maravillosas (o tal vez por eso mismo) están muy lejos de la escuela y la gran mayoría de los docentes conoce únicamente la versión de los estudios Dysney que se las ingenia desde lo ideológico para recortar y agregar a gusto.
Nos apropiamos una vez más de las palabras de la Prof.Díaz Ronner[1]: “…el placer que provoca lo bien hecho literariamente no tiene edad: aquello que es bueno de verdad, resiste al tiempo (…) los factores extraliterarios[2] a nuestro alcance deben estar al servicio de la literatura (…) hablar de una literatura infantil exclusivamente didáctica es un sinsentido। Lic. Prof. Estela Quiroga

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
Ñ Barrie, James Mathew. Peter Pan y Wendy. Editorial Edebe – Madrid 2005
Carranza, Marcela: La literatura al servicio de los valores, o cómo conjurar el peligro de la literatura REVISTA IMAGINARIA N° 181 - Buenos Aires, 24 de mayo de 2006

Carroll, Lewis. Los libros de Alicia. La caza del Snack. CartasFotografías. Traducción anotada de Eduardo Stilman. Prólogo de Jorge Luis Borges. Ilustraciones de John Tenniel, Herny Holiday, Lewis Carroll, Hermenegildo Sábat. Buenos Aires, Ediciones de la Flor, Best Ediciones, 1998. Colasanti, Marina: Fragatas para tierras lejanas- Bogotá. Norma 2004 Collodi, Carlo। Las aventuras de Pinocho। Ilustraciones de Carlo Chiostri. Traducción de Guillermo Piro. Buenos Aires, Emecé Editores, 2002.

Díaz Ronner, María Adelia: Cara y cruz de la literatura infantil- Lugar Editorial – Buenos Aires, 2001 Machado, Ana María: Clásicos, niños y jóvenes. Bogotá – Norma 2005

[1] Profesora en Letras de la Universidad Nacional de La Plata. Docente e investigadora académica en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Miembro fundador de ALIJA. Directora de la colección Apuntes de la Editorial El Quirquincho.
[2] Se refiere a la psicología evolutiva, la pedagogía, la moral

1 comentario:

virginia dijo...

Hola profe! soy Virginia Scenati del instituto CAPACYT.
Necesito que me recomiende libros de gramática.

Datos personales

Mi foto
Licenciada y profesora en Letras Modernas, egresada de la UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA.ESPECIALISTA EN LITERATURA ARGENTINA. Especialista en Investigación Educativa. (ISP Joaquín V. González) Especialista en Litertura Infantil y Juvenil (CEPA) Actualemnte se encuentra cursando la Maestría en Análisis del Discurso (UBA) Publicó numerosos artículos y ensayos para diferentes sellos editoriales (Cántaro, Puerto de Palos, Paidos, revistas del ISPEI Sara Eccleston) En el 2012 su blog Entre el mouse y la tiza recibió el PRIMER PREMIO A LOS BLOGS EDUCATIVOS otorgado por la UNIVERSIDAD NACIONAL DE BUENOS AIRES (UBA) A raíz de ese premio fue convocada por distintos medios periodísticos. Durante 2013 el mismo blog resltó ser finalista de dicho concurso. En estos momentos se encuentra abocada a la investigación y la escritura de un ensayo en colaboración con la Lic. Cristina Olliana.

Seguidores