domingo, 13 de julio de 2014

QUÉ COSAS DEBO TENER EN CUENTA PARA SER UNA BUENA DOCENTE DE NIVEL MATERNAL por Estela Quiroga


“NUNCA ES DEMASIADO TEMPRANO PARA COMPARTIR UN LIBRO CON LOS NIÑOS. SI ESPERAMOS A QUE SEPAN LEER PARA LEERLES, ES LO MISMO QUE SI ESPERAMOS A QUE SEPAN HABLAR PARA HABLARLES”
                                   Penélope Leach
                                                                                                  
En el jardín maternal, el niño está necesitando de los cuidados envolventes. Por eso debe estar envuelto con la voz y con el cuerpo del adulto referente, con la mirada, la escucha y el respeto. Estar comprometido con ese niño permitirá acompañar adecuadamente la construcción de su subjetividad.
                                                                                             María Emilia López

Los niños pequeños aprenden el mundo a través de la imágenes, ya que, como plantea Marion Durand (en T. Durán. Leer antes de leer España: Anaya, 2002), hay tres funciones importantísimas que los niños pueden desarrollar a través de la "lectura de imágenes" que los libros les entregan:
  • Reconocer: Cuando el niño se encuentra ante una imagen (ya sea una foto o una ilustración de un libro), los padres pueden observar cuando el niño establece una relación de significado con esa imagen, cuando reconoce o se siente cómodo con la imagen. Es en este momento en que el niño ha relacionado el nombre con una imagen en particular; y este es un primer gran paso.
  • Identificarse: Durante la lectura, los niños se ven reflejados en una imagen. Por ejemplo, cuando al final del libro Besos de animales, de Barney Saltzberg, los animales abrazan y besan al niño del cuento, los pequeños que escuchan esta historia podrán sonreír ante un final lleno de ternura o, incluso, imitarán a los animales y abrazarán a quien le lee el cuento. Es en este acto que los niños se reconocen en la imagen porque ven que pueden hacer lo mismo.
  • Imaginar: Es este quizás el momento más significativo para el niño y sus padres, pues se ha dado un paso más allá. Es aquí cuando el niño se relaciona con la imagen y se apropia del conocimiento adquirido. Podrá suceder, por ejemplo, en la lectura de El Viaje en tren, de June Crebbin, que el niño comience a decir chu-chu, cada vez que aparece la imagen del tren e imagine la acción que este hace: un viaje por los rieles arrojando humo por la chimenea… ¡El bebé ha aprendido todo un mundo!
¿Qué libros son más adecuados para los niños pequeños?
Los libros más apropiados para los bebés son aquellos que contienen ilustraciones y fotografías de elementos simples (animales, juguetes, niños, etc.) para que los bebés puedan identificar, reconocerse en ellas e imaginar más allá. En otros palabras, imágenes que entreguen un contenido y significado para que los niños amplíen su conocimiento del mundo que los rodea.

Los libros sin palabras
Existen libros que no tienen texto y que funcionan muy bien con los niños pequeños, ya que la lectura será a través de las imágenes y las historias que un padre amoroso pueda crear e inventar a partir de ellas. Un libro sin palabras es una invitación a compartir e imaginar nuevos mundos. El libro Buenas nochesde Jan Ormerod, es un buen ejemplo de lo anterior: las ilustraciones recrean, con ausencia total de texto, la rutina que una niña y su familia tienen al momento de irse a la cama… más alguna sorpresa que llevará a los niños a identificar momentos claves de su propia vida, reconocer la rutina de la noche, e imaginar, junto a sus padres, la historia que sucede en ese libro.


RECORDEMOS
En el JARDÍN MATERNAL  lo más importante es SOSTENER desde el afecto, la palabra, la mirada…los bebés necesitan del APEGO si tienen esto lograrán todo lo demás…
Debemos saber diseñar y planificar de manera adecuada, (léase: FLEXIBLE) ya que en el Jardín Maternal se enseña desde el sostén y la estimulación. NO SE TRATA DE UNA GUARDERÍA.
 Resulta fundamental la continuidad y permanencia de los docentes porque a los más pequeños les cuesta mucho adaptarse a los cambios.
El entorno físico debe ser seguro, es nuestro deber vigilar que así sea.
Toda experiencia es enriquecedora, pero cuidado, no debemos sobre estimular a los niños.
La rutina otorga seguridad a los niños.
El docente debe disfrutar de lo que hace, esto le permitirá trasmitir que enseñar y aprender son actividades placenteras.
Recordemos que los niños captan (desde muy pequeños) los tonos y los gestos, NUNCA  olvidemos el afecto y la calidez, se enseña en todo momento…
Cada niño tiene su ritmo, el cuidado debe ser absolutamente individualizado.





1 comentario:

Estela Quiroga dijo...

Estimadas estudiantes les presento a mi flamante sobrinito nieto Thiago!!!!

Datos personales

Mi foto
Licenciada y profesora en Letras Modernas, egresada de la UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA.ESPECIALISTA EN LITERATURA ARGENTINA. Especialista en Investigación Educativa. (ISP Joaquín V. González) Especialista en Litertura Infantil y Juvenil (CEPA) Actualemnte se encuentra cursando la Maestría en Análisis del Discurso (UBA) Publicó numerosos artículos y ensayos para diferentes sellos editoriales (Cántaro, Puerto de Palos, Paidos, revistas del ISPEI Sara Eccleston) En el 2012 su blog Entre el mouse y la tiza recibió el PRIMER PREMIO A LOS BLOGS EDUCATIVOS otorgado por la UNIVERSIDAD NACIONAL DE BUENOS AIRES (UBA) A raíz de ese premio fue convocada por distintos medios periodísticos. Durante 2013 el mismo blog resltó ser finalista de dicho concurso. En estos momentos se encuentra abocada a la investigación y la escritura de un ensayo en colaboración con la Lic. Cristina Olliana.

Seguidores