lunes, 27 de marzo de 2017

HABLAR, ESCUCHAR, LEER Y ESCRIBIR EN EL AULA DE PRIMER GRADO.. Por Estela Quiroga




Siempre sostuve que de todos los grados el más complejo es primero, porque necesita los mejores docentes, los más entregados a su tarea, los más pacientes, los más dulces, los más comprensivos, los más dispuestos…
Preparar el salón de primer grado implica mucho más esfuerzo ya que requiere armar un verdadero ambiente alfabetizador, ahora bien ¿qué es un ambiente alfabetizador? ¿De qué se trata? ¿Solo de poner un abecedario y pegar palabras o va más allá?
Es importante que en las aulas haya diversos y numerosos portadores de textos. Así se denomina a los soportes materiales de los textos, es decir, todos aquellos objetos que portan escrituras: libros, revistas, afiches, juegos, diarios, envases, etc.; de todos éstos, se debe dar prioridad a los libros. 



Es indispensable contar con una biblioteca del aula, en la que no tienen que faltar textos literarios y no literarios ya que son irremplazables como alternativa para que los alumnos puedan aprender a leer libros de cuentos, poesías, HISTORIETAS, o recetas de cocina…
Asimismo, es aconsejable contar en el aula con un abecedario en un panel que sea bien visible. Esto contribuye a que los alumnos sepan cuántas letras tiene nuestro alfabeto –que no son tantas como ellos a veces imaginan cuando comienzan a explorar escrituras–, y cuál es su orden convencional, orden a través del cual se organizan, por ejemplo, las agendas, las guías telefónicas, los diccionarios y algunas enciclopedias.
¡¡¡Cuidado!!! Los abecedarios ilustrados pueden confundir a los alumnos ya que es muy difícil ilustrar todas las letras en posición inicial con objetos que no den lugar a ambigüedades en la interpretación.
Por ejemplo, en muchos de ellos aparece un ñandú en la Ñ, que los alumnos identifican como avestruz, con lo cual pueden pensar que la Ñ es la primera letra de la palabra avestruz, también aparece en la X una nena que sólo el autor del material sabe que se llama Ximena. Por esta razón, muchos docentes han adoptado la decisión de presentar el abecedario sin ilustrar y, además, un panel colocado a la altura de los alumnos en el que aparecen numerosas imágenes de objetos que no presentan ambigüedad con los nombres respectivos. Este panel constituye una especie de banco de datos que los alumnos consultan de manera autónoma cuando necesitan saber qué letra les sirve para escribir determinadas palabras.
Es muy interesante advertir los avances en sus estrategias de consulta porque, muchas veces, las letras que buscan no están en posición inicial en la palabra y ellos las identifican en otros lugares.
También es importante que el docente coloque en las paredes del aula carteles con acuerdos de convivencia, cuadros con agendas de actividades semanales –en ambos casos, elaborados en forma conjunta con los alumnos– y tarjetas con los nombres de los alumnos, que se usarán para pasar asistencia u otras actividades que el docente considere pertinentes..
En segundo y tercer año, el banco de datos que los niños utilizan en primero para identificar letras puede ser reemplazado o acompañado por paneles que contengan información ortográfica (reglas o vocabulario de uso frecuente).


En cuanto a las situaciones de lectura y escritura, convengamos que la
sola presencia en el aula del material mencionado no basta. Es fundamental utilizarlo para realizar actividades de lectura y escritura que no estén alejadas de las características de estas prácticas fuera de la escuela: leer para entretenerse, disfrutar, aprender, informarse; escribir para comunicar algo, guardar memoria, dar instrucciones, crear textos de ficción, jugar…
El docente debe tener en cuenta que no se aprende a leer de una vez y para siempre, que el proceso en el que se forma un lector continúa a lo largo de toda la vida, que un poema y un texto de estudio se leen de diferentes maneras: en el primer caso disfrutarán con las imágenes que el poema sugiere, socializarán las diversas interpretaciones, se detendrán para degustar la sonoridad de las palabras. En el caso de un texto de estudio realizarán más de una lectura, a fin de seleccionar lo importante, dejar de lado lo accesorio y comprender las relaciones entre todas sus partes esenciales.
En cuanto a la escritura, tampoco se escribe siempre del mismo modo; es bien diferente anotar algo para no olvidarlo que escribir una carta. Es importante que, en el ámbito escolar, los alumnos tengan frecuentes oportunidades de escribir para jugar con el lenguaje como, también, otras en las que, por ejemplo, deban transmitir una información, realizar una invitación, etc.
TODOS  los proyectos de producción de textos DEBEN REALIZARSE  dentro de una situación comunicativa definida, con propósitos claros y destinatarios preestablecidos, han demostrado que constituyen una alternativa de trabajo muy fructífera en el aula.
Un maestro de primer grado debe ser un hábil narrador y además ser capaz – en especial los primeros días – de generar verdaderos diálogos que ayuden a conocer a los niños entre ellos y partiendo de una actividad interesante que tiene el Jardín de Infantes que es la famosa ronda de intercambio… claro que no es una tarea sencilla. La práctica de la oralidad es fundamental. Recordemos que el conocimiento de la propia lengua es intuitivo pero que necesita permanente ejercicio, entre otras cosas los más pequeños van a tener que ir incorporando los diferentes propósitos que tiene una situación comunicativa, eso es TODO UN APRENDIZAJE. Será tarea de la maestra/maestro tender los puentes necesarios para incorporar otras palabras, otrs formas de decir lo que se piensa y ese es todo un arte. Porque en este caso el docente no es solamente alguien que se interesa por lo que los niños dicen sino cómo lo dicen y cómo pueden mejorar lo dicho.  El docente de primer grado deberá trabajar mucho con el tema de los turnos de intercambio, ya que a esta edad muchas veces los niños tienen dificultades para ver cuándo deben intervenir. Otro obstáculo que deberán enfrentar son los distintos lectos o formas de decir de los pequeños, quienes desde luego provienen de diferentes comunidades. Es importante que el docente sea muy respetuoso porque las variedades dialectales tienen una fuerte raíz cultural. El desarrollo de la oralidad es sin duda un contenido FUNDAMENTAL  a trabajar todos los días.
Otra tarea muy importante es leer a diario, mostrarse como modelo lector. Ahora bien,si los maestros partimos de la idea que tenemos que tener un auditorio interesado ya nos estamos limitando, los alumnos ideales no existen y muchas veces los niños llegan sin ningún hábito de trabajo, por lo tanto tener un auditorio interesado y atento  es un punto de llegada. Tenemos que tener en cuenta que la  situación en muchos casos es  nueva para algunos: quedarse quietos, respetar
el espacio de lectura, mantener silencio y no interrumpir con comentarios  más o menos adecuados, a medida que la lectura transcurre es todo un logro que NO SIEMPRE ES POSIBLE….
ESPECIALMENTE PARA LOS MÁS PEQUEÑOS NO ES NADA SENCILLO  tolerar la espera para ver las imágenes, saber cuándo participar y cómo. Las primeras veces puede no salir como el docente desea pero eso no tiene por qué desanimarnos…La idea es no morir en el intento, no  desfallecer,  hay que insistir.
Ahora bien, cuando la lectura llega a su fin, el silencio es un buen consejero para que cada uno “saboree ““metabolice” y disfrute del clima creado y luego será el momento de observar si se generan comentarios espontáneos de los niños. Este es el momento crucial , el gran momento en el que se inicia el intercambio  y aquí se pone en juego la habilidad del maestro quien deberá tomar cada comentario y trabajar de manera adecuada.. Esta es la parte más rica de la clase porque  supone  un desafío para todos. Aquí el docente tiene dos caminos, o bien, comenzar  desde las emociones, efectos, impactos que ha causado la historia, algún pasaje, diálogo o personaje en particular. Una   impresión global sobre lo leído. La otra opción – si el silencio se vuelve incómodo – es que sostenga y profundice el intercambio volviendo al texto y discutiendo sobre lo leído con todo el grupo (por lo que dice, por cómo se dice). Relea en voz alta con distintos propósitos: para hacer notar la belleza de una expresión o advertir la intervención de un personaje o la parte más emocionante de la historia; para precisar una interpretación que resulte dudosa o para confirmar o rectificar apreciaciones diferentes cuando se genera una discrepancia entre los niños ;en este punto la idea es que  llame la atención sobre algún aspecto no advertido; sin embargo en lo posible debe evitar su propia interpretación porque de ese modo se “obtura” la interpretación de los niños. Cuando se abren espacios de intercambios de opinión sobre lo leído, el maestro interviene para que los niños expliciten lo que piensan y sienten. El propósito no es evaluar la memoria ni la atención prestada por los niños en el momento de la escucha; por esa razón, se debe  evitar el interrogatorio en relación con el avance de la acción o la descripción de aspectos irrelevantes para la comprensión de la historia. La intención es avanzar sobre la formación de lectores que se posicionan, progresivamente, de manera crítica frente a lo leído; elaboran justificaciones cada vez más centradas en algún aspecto destacable del escrito; se tornan, paulatinamente, en lectores más atentos a desentrañar los múltiples sentidos que poseen los textos. En cuanto a la escritura es todo un capítulo aparte que dejaremos para otra ocasión…

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto
Licenciada y profesora en Letras Modernas, egresada de la UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA.ESPECIALISTA EN LITERATURA ARGENTINA. Especialista en Investigación Educativa. (ISP Joaquín V. González) Especialista en Litertura Infantil y Juvenil (CEPA) Actualemnte se encuentra cursando la Maestría en Análisis del Discurso (UBA) Publicó numerosos artículos y ensayos para diferentes sellos editoriales (Cántaro, Puerto de Palos, Paidos, revistas del ISPEI Sara Eccleston) En el 2012 su blog Entre el mouse y la tiza recibió el PRIMER PREMIO A LOS BLOGS EDUCATIVOS otorgado por la UNIVERSIDAD NACIONAL DE BUENOS AIRES (UBA) A raíz de ese premio fue convocada por distintos medios periodísticos. Durante 2013 el mismo blog resltó ser finalista de dicho concurso. En estos momentos se encuentra abocada a la investigación y la escritura de un ensayo en colaboración con la Lic. Cristina Olliana.

Seguidores