lunes, 29 de julio de 2013

HABLEMOS SOBRE EDUCACIÓN SEXUAL EN LA ESCUELA….por Estela Quiroga



El papel de la escuela en la educación sexual responde tanto al cumplimiento de la Ley de Educación Sexual  2110 (2006) que establece la obligatoriedad de impartir Educación Sexual en el ámbito de la CABA, como al de la Ley Nacional  que crea el Programa Nacional de Educación Sexual (Ley 26.150) (2006), como, sobre todo, a una responsabilidad en la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes, cuyo positivizaciòn se encuentra en el Art.75. Inc. 22 de la Constitución Nacional y en la Ley 114(1999) de la Ciudad de Buenos Aires. Se asume un enfoque que reconoce la centralidad de los DDHH frente a otros objetivos, podremos aportar algunas precisiones para promover, a través de la educación, el desarrollo de la ciudadanía plena de niños, niñas y adolescentes.
Por otra parte, si atendemos al enfoque adoptado por los Lineamientos Curriculares para la educación sexual en el Nivel Medio, se enmarca en los Derechos Humanos, el cuidado y promoción de la salud y una concepción integral de la sexualidad. La ley 2110, desde una concepción integral, incluye la integración de los aspectos físicos, emocionales, intelectuales y sociales relativos a la sexualidad. No solo reconoce la importancia de la información, el derecho al conocimiento del cuerpo, sino también la de los sentimientos, actitudes, valores y habilidades que se ponen en relación a partir del “vínculo” con uno mismo y con el otro. Se trata de enseñar a conocerse a uno mismo, y valorarse, reconocer y expresar los sentimientos y los afectos, aprender a comunicarse con el otro, reconocer el valor que tiene la vida, enfrentar y resolver los problemas y los conflictos que se plantean en la vida cotidiana, relacionarse con los otros de manera solidaria y en el marco de respeto por las diferencias, poner límites para protegerse frente a situaciones de maltrato y abuso, cuidarse, aprender a decir “no” si la persona se siente amenazada o en riesgo.
Si entendemos que existieron diferentes maneras de comprender la sexualidad, las variadas representaciones sociales que se han construido en torno a los temas relacionados con la sexualidad, la errónea identificación de la sexualidad como sinónimo de sexo y de genitalidad, la asociación dominante entre adolescencia-sexualidad-riesgos y peligros, el supuesto de que la educación sexual promueve el inicio temprano de las relaciones sexuales, las distintas consideraciones que se han elaborado en cada subcultura sobre aspectos de la sexualidad y de la reproducción, la creencia dominante de que la educación sexual solo consiste en un conjunto de informaciones dadas sobre el sexo, las relaciones sexuales y las enfermedades de transmisión sexual, han obstaculizado el análisis de la educación sexual en todas sus dimensiones. Se puede afirmar que la educación sexual se produce inevitablemente en cada sociedad, de manera no intencional, incidental o espontánea como parte del proceso de socialización. La sexualidad se está produciendo en la misma escuela y fuera de ella, desde que cada niño nace y durante toda la vida, es el conjunto de influencias que reciben los sujetos a lo largo de toda la vida, intencionadas o no. La sexualidad es motor de la constitución subjetiva. La subjetividad es una construcción resultante del desarrollo de las etapas vitales que dependen no solo de características individuales sino también de las condiciones en que se hayan producido las interacciones entre el sujeto y los otros, del tiempo histórico, y del contexto sociocultural.La  manera rígida de entender los modelos de género femenino y masculino se transforman en prejuicios, es decir juicios que no se analizan y se toman como verdades inamovibles, aunque la realidad muestre otra cosa. Considerando los aportes de los diferentes enfoques de género, tanto en su potencial propósito como en sus limitaciones, las propuestas emergidas de los estudios de género han adoptado algunos de estos desarrollos, pero a la luz del análisis histórico y cultural de los modos en que se han construido las expectativas respecto del cuerpo sexuado y los estereotipos y las desigualdades entre lo femenino y lo masculino. La coerción sexual, los mitos con respecto ala sexualidad, los temores a concurrir a los servicios de salud, el desconocimiento del propio cuerpo, tienen raíces s en la sociedad y no solamente en la constitución subjetiva individual. El enfoque subraya que existen diversas formas de vivir el propio cuerpo y de construir relaciones afectivas, formas y relaciones que deben enmarcarse en el respeto  por si mismo/a y por los/as demás y que merecen el mismo respeto (Morgade).El marco de  los DDHH  constituye el encuadre mínimo de inclusión de todos y de todas, promoviendo la consideración igualitaria de la diversidad (FEIM-UNICEF,2005).
Olga Nierenberg revisa distintas concepciones acerca de la adolescencia, retoma distintas nociones para abordar la salud pública (en particular las de capital social, emponderamiento, resiliencia, derechos y construcción de la ciudadanía).La hipótesis central es estimular la intervención de los adolescentes en programas sociales que tiene un “carácter promocional”, es decir contribuye a generar en ellos conciencia ciudadana y recursos que favorecen un desarrollo personal saludable. Son aspectos sin duda significativos cuando lo que está en juego es la inclusión de quienes viven en condiciones de vulnerabilidad y riesgo tanto en el plano social como familiar y afectivo. Los jóvenes poseen fortalezas y potencialidades propias que implican habilidades para adecuarse creativamente, e incluso introducir cambios. Habilidades sociales o interpersonales (comunicación, negociación, rechazo, confianza, cooperación, empatía);  habilidades cognitivas solución de problemas, toma de decisiones, comprensión de consecuencias, pensamiento crítico y auto-evaluación; habilidades para enfrentar emociones (control del estrés de sentimientos, capacidad para el autocontrol). Habilidades relacionadas con una pedagogía de aprendizaje activo, que incluya dinámicas participativas, análisis de situaciones y la solución grupal e individual de problemas.
Según el texto “La perspectiva de género”, de Marta Lamas,  el término género comprende el conjunto de ideas, prescripciones y valoraciones sociales sobre lo masculino y lo femenino. El sexo se refiere a lo biológico, y el género a lo construido socialmente,  por  lo tanto, es simbólico. Ahora bien, esta construcción simbólica, reglamenta y condiciona la conducta objetiva y subjetiva de las personas. De alguna manera es la sociedad la que fabrica ideas y valora culturalmente, de lo que deben ser hombres y mujeres, de lo que se supone es “propio” de cada sexo. El concepto de género ayuda a comprender que lo que muchas veces pensamos como atributos de hombres o de mujeres, en realidad son características construidas socialmente. desde lo cultural.
La perspectiva de género reconoce la diferencia sexual, y por otro lado las atribuciones, ideas, representaciones y prescripciones sociales que se construyen tomando como referencia a esa diferencia sexual.
Sin duda, la capacidad de ser madres marca  la gran diferencia entre hombres y mujeres, pero considerar a lo biológico como el origen y razón de las diferencias entre los sexos, en especial la subordinación femenina, sin tomar otros aspectos, es un gran error, no implicando superioridad de un sexo sobre otro. No hay comportamientos o características de personalidades exclusivas de un sexo. Ambos comparten rasgos y conductas humanas. La dominación de un sexo sobre otro al establecer una repartición de tareas y funciones sociales, hoy ya no tiene vigencia, careciendo de sentido. Hoy por hoy, nadie puede dudar de romper con el concepto que ha generado la división ámbito privado = femenino y ámbito publico = masculino.
Actualmente, hay un desarrollo más equitativo y democrático del conjunto de la sociedad.
De hecho, se puede reivindicar la existencia de características diferentes de los seres humanos, pero también tener una mirada cuidadosa nos muestra la existencia de hombres femeninos, mujeres masculinas, travestís, transexuales, hombres masculinos que aman hombres, mujeres femeninas que aman mujeres, una variedad de posibilidades que combinan tres elementos: el sexo( hombre o mujer), el género( masculino o femenino según las pautas de una cultura dada), y orientación sexual( heterosexual, homosexual/lèsbica o bisexual).
Reconocer el sexismo, o sea la discriminación en función del sexo mediante el género, menores salarios por iguales empleos, hostigamiento y chantaje sexual son prácticas lamentables de una realidad laboral, lo mismo que en el terreno educativo es crucial eliminar las representaciones, imágenes y discursos que reafirman estereotipos de género.
Según Eleonor Faur, en Masculinidades y familias, señala los distintos tipos de masculinidades, y que la construcción de identidades y relaciones de género consisten en un proceso dinámico, y no equivale a decir que su modificación sea sencilla o dependa de voluntades individuales. Las razones de las transformaciones de las relaciones de género pueden tener múltiples puertas de entrada.
En Pedagogías de la sexualidad, Lópes Louro nos señala que distintas y divergentes representaciones forjan identidades y pueden  circular y producir efectos sociales. En la escuela, por la afirmación o por el silenciamiento, en los espacios reconocidos y públicos o en los rincones escondidos y privados, es ejercida una pedagogía  de la sexualidad, legitimando determinadas identidades y prácticas sexuales, reprimiendo y marginando otras. Otras instancias sociales, como los medios, la iglesia, la justicia, etc., también practican tal pedagogía, sea coincidiendo en la legitimación y negación de sujetos, sea produciendo discursos disonantes y contradictorios.

Por otra parte, un concepto que no podemos soslayar es el que expresa   Cesar Hazaki, cuando habla de  la construcción de un nuevo modelo social, relacionando diversas formas de comunicación que modifican otras maneras de relacionarse. En efecto, hoy nos encontramos con nuevas formas laborales y de sociabilidad, en donde el desarrollo hegemónico y global de una sociedad consumista, obliga a la persona a convertirse en un apéndice de ésta.
El ser humano desde el útero materno está siendo organizado y por qué no modificado, día a día, por nuevas formas de sujeción, que Hazaki denomina como imágenes que vienen de la placenta mediática que envuelve al globo terráqueo
Los ciudadanos se transforman en dependientes seriales de la revolución informática, y más absolutamente de todos los vertiginosos cambios en las comunicaciones, especialmente los que a la   telefonía celular se refieren. Es interesante la reflexión sobre la gran dependencia a la conectividad de los sujetos, que se constituyen al modo del perro de Pavlov, entrenado por vía refleja para producir saliva al sonido de una campana aunque no hubiera  alimento a la vista.
Con las nuevas tecnologías mediáticas, Internet y su biblioteca virtual, el hombre está en condiciones de acumular conocimientos en forma casi infinita y al instante, crear redes de comunicaciones virtuales, tomando importancia casi decisiva en el mundo actual.
Es interesante la apreciación de Roman  Gubern cuando menciona una ICONOESFERA[1],
La gran influencia que tuvo y tiene la televisión  (creada a mediados del siglo pasado), y su programación son el homogenizador social por excelencia de esta época.
Aparece una sociedad mediática,  globalizalizada, la que constituye una placenta que nos alimenta y nos inunda permanentemente de mensajes e imágenes, creando así un sistema de dependencia integral.
Los cambios que se producen en la sociedad, en la vida cotidiana, impactan en los cuerpos y los vínculos sociales, principalmente en los adolescentes, con los soportes tecnológicos de que disponen. Sin duda ciertos modelos estereotipados de belleza terminan generando en algunos  adolescentes trastornos en la alimentación (bulimia/anorexia), entre otros tantos males…
La dependencia a la conectividad, crece permanentemente, imponiendo modas y modelos, absorbidos preferentemente por los jóvenes. Resulta hasta peligrosa la aparición de una derivación, como la EXTIMIDAD,  la apertura de la intimidad personal visible ante el gran público, en especial el sexo, haciendo de este un entretenimiento, que servirá como soporte de enormes proyectos económicos.
Estos conceptos podrían ser valiosos, para trabajar en ESI, porque  si bien nacieron y crecieron en la época de, las comunicaciones satelitales, denominada “piel mediática”, dado que abraza a todo el planeta, ayudaría a reflexionar sobre las ventajas y sus desventajas, nuevas formas de relaciones, los riesgos de la conectividad, la visibilidad absoluta, el negocio de la pornografía, modificaciones de las comunicaciones familiares, predominio de la comunicación desde una imagen, la tarea del marketing empresarial relacionada con la lógica del consumo y ganancias, fomentar el miedo, la inseguridad y la claustrofobia, la monitorización y la radarizaciòn. Susana Toporosi, dice que el uso del celular obstruye el proceso de experimentar estar a solas en el mundo extrafamiliar como experiencia gradual (auto pensarse), hasta lograr su independencia, conduciéndolos a miedos, no los dirige hacia la auto confianza para lograrse por experiencias y vínculos. En lugar de ir hacia la autonomía van hacia una dependencia. En lugar de cortar el cordón umbilical de la comunicación propuesta por la familia, gana terreno la endogamia para prolongar la dependencia adolescente, retrasando los necesarios movimientos exogámicos de autonomía.







[1] Se refiere a  un ecosistema cultural, basado en interacciones dinámicas entre diferentes medios de comunicación y entre estos y sus audiencias.

No hay comentarios:

Datos personales

Mi foto
Licenciada y profesora en Letras Modernas, egresada de la UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA.ESPECIALISTA EN LITERATURA ARGENTINA. Especialista en Investigación Educativa. (ISP Joaquín V. González) Especialista en Litertura Infantil y Juvenil (CEPA) Actualemnte se encuentra cursando la Maestría en Análisis del Discurso (UBA) Publicó numerosos artículos y ensayos para diferentes sellos editoriales (Cántaro, Puerto de Palos, Paidos, revistas del ISPEI Sara Eccleston) En el 2012 su blog Entre el mouse y la tiza recibió el PRIMER PREMIO A LOS BLOGS EDUCATIVOS otorgado por la UNIVERSIDAD NACIONAL DE BUENOS AIRES (UBA) A raíz de ese premio fue convocada por distintos medios periodísticos. Durante 2013 el mismo blog resltó ser finalista de dicho concurso. En estos momentos se encuentra abocada a la investigación y la escritura de un ensayo en colaboración con la Lic. Cristina Olliana.

Seguidores